SANTO DOMINGO. Hoy se cumplen 54 años del golpe de Estado al profesor Juan Bosch, primer presidente elegido democráticamente, luego de la dictadura trujillista.

El derrocamiento se produjo siete meses después de asumir el poder, en un país que estaba sumergido en una profunda crisis social, político y económico producto de la tiranía.

Fue un golpe de Estado anunciado y uno de los primeros en enterarse fue el propio Bosch, por el rechazo de los industriales y de otros sectores oligárquicos y representantes de la iglesia Católica que no compartían su forma de gobernar.

Esto lo evidencia el historiador Roberto Cassá en su libro “Historia Social y Economía de la República Dominicana, Tomo I”, en el que señala: “Bosch fue derrocado por los militares, por la burguesía dominicana y por el Gobierno de Estados Unidos”.

Con la salida de Bosch del poder surge el triunvirato, encabezado por Donald Reid Cabral, que representó los intereses de los grupos económicos de poder, mientras que a la mayoría de los ciudadanos se les desconoció sus derechos políticos, sociales y económicos.

El pueblo rechazó el golpe de Estado y se insurreccionó, tomando los cuarteles de los barrios, rebelión que provocó la guerra civil de 1965.